esta página puede verse gracias a la colaboración de nuestro sponsor:       OPTICA RAÚL - Paraná 264 Planta Baja of. 5 (C.P.1017) Ciudad de Buenos Aires - telefax 4372-4714   4374-9134   4374-7467 -    E-MAIL: opticaraul@hch.com.ar -     Distribuidor de Cristales Oftálmicos Minerales y Orgánicos - Servicio integral de Laboratorio Óptico: calibrados manuales y computarizados - Especialidades en Trabajos de Superficie - Seguridad Industrial - Servicio especial y asesoramiento a estudiantes - En Zona Sur = Sucursal Lomas de Zamora: Carlos Pellegrini 17 (C.P.1832) Tel.: 4243-1630

 

 

Situación Legal de la Optometría en la
República Argentina

La Optometría es una profesión de la salud,
independiente de la Medicina.

    Quienes sostengan que la actividad del Optómetra incursiona en el quehacer médico, incurren en el delito de falsedad ideológica.
    OPTOMETRÍA:
    CIENCIA QUE TRATA LA MEDICIÓN DE LA VISTA

    OFTALMOLOGÍA:
    PARTE DE LA MEDICINA QUE ESTUDIA LAS ENFERMEDADES DE LOS OJOS.

 La Optometría, debe ser considerada de interés público, más allá de que pueda o no afectar intereses individuales o sectoriales.
El Optómetra es un profesional con formación superior de tres años, capacitado para responder a problemas de salud VISUAL, que puede además DETECTAR problemas de salud ocular evidenciados en el primer nivel y canalizarlos coherentemente hacia los niveles de complejidad superiores.

El Oftalmólogo es un profesional médico con 6 años de formación y residencia de 3 años para resolver problemas de salud OCULAR (en total 9 años) con énfasis clínico-quirúrgico.
 

CUÁL ES EL COSTO SOCIAL DE UN MÉDICO OFTALMÓLOGO CIRUJANO HACIENDO EXAMENES DE REFRACCIÓN ..?

Utilizar para el nivel primario de atención a profesionales capacitados para otros niveles superiores implica:

Oposiciones del “Consejo Argentino de Oftalmología” y “Sociedad Argentina de Oftalmología” a la Optometría
     EL CONSEJO ARGENTINO DE OFTALMOLOGÍA y la SOCIEDAD ARGENTINA DE OFTALMOLOGÍA,HAN PERPETRADO ARDIDES CON LA PRETENCIÓN DE INFLUIR SOBRE LAS AUTORIDADES RESPONSABLES DE INSTITUCIONALIZAR LA OPTOMETRÍA

    Sin el ánimo de descalificar a la profesión de la medicina oftalmológica, es dable observar que las presentaciones efectuadas por el CAO, carecen de objetividad y abundan en conceptos sin articulación alguna entre sí, resultan inconsistentes y se basan en la permanente tergiversación conceptual del Proyecto.

     Es popular la asociación de la figura del médico al “Ser Todopoderoso”; esa asociación mítica, pocas veces cuestionada, suele ser aprovechada en forma consciente, para soslayar con ella, el accionar de algunos médicos dentro de su profesión, ostentando así una suerte de “carta credencial” o “cheque firmado en blanco” para decidir asuntos que, por sus características, exceden lo profesional incurriendo en una actitud personalista, autoritaria y antidemocrática, es decir anti social.

     En el caso del médico oftalmólogo, reconocemos su destacable formación académica, por cuanto tras seis años de estudio en medicina más tres años de especialización, podemos afirmar estar frente a un profesional altamente capacitado para actuar en los niveles secundario y terciario de la pirámide asistencial sanitaria, es decir, para intervenir en la mediana y alta complejidad (aciones terapéuticas, cirugía).

     Bajo ningún concepto podríamos afirmar que el médico oftalmólogo no está capacitado para formular estrategias de prevención; sin embargo, teniendo en cuenta el costo que representa la formación universitaria de un profesional durante 9 años, su posterior desempeño en actividades preventivas y el perfil epidemiológico visual de nuestro país, que surge de trabajos de investigación científica, observamos que la falta de racionalización en la adjudicación de los roles profesionales dentro de la pirámide, responde primordialmente a cuatro factores:

    • El primero, la no planificación de estrategias coherentes con las necesidades debido a la falta de diagnóstico y estadística de las morbilidades visuales en las distintas poblaciones.
    • El segundo, la permanencia de estructuras institucionales burocráticas, desconectadas de las necesidades reales de la comunidad.
    • El tercero, la falta de recurso humano, específicamente capacitado para intervenir en el nivel primario de la atención visual (preventivo).
    • El cuarto, la desactualización de la legislación, con relación a los avances de las tecnologías y de las nuevas profesiones existentes.
     Tanto la sociedad, como quienes asumen la responsabilidad de conducir su destino, esperan de los profesionales en general, no solamente un desempeño eficiente, sino además que el mismo se desarrolle con un sentido ético y humano, contribuyendo a aportar soluciones a las necesidades reales de las comunidades.

     Con relación a la actividad de la medicina oftalmológica en la Argentina, muy lejos de estar en nuestro espíritu generar críticas, queremos hacer uso de los derechos para expresar con libertad nuestras opiniones, las cuales estamos exponiendo en forma transparente, con una base científica universalmente aceptada.

    LAS OPOSICIONES DEL CAO  y la SAO NO REPRESENTAN LA OPINIÓN DE LA CIENCIA MEDICA OFTALMOLÓGICA

    En los países desarrollados del mundo, la Optometría y la Oftalmología interactúan profesionalmente en un perfecto clima de convivencia, con fronteras perfectamente establecidas.

     Teniendo en cuenta los objetivos de la presente, consideramos imprescindible enfocar la Optometría, hacia su finalidad objetiva que es  la salud visual de la población; cabe aclarar que las oposiciones  del CAO, no reflejan la opinión de la medicina oftalmológica (en los países desarrollados ambas profesiones integran el equipo multidisciplinario), sino de quienes ostentan la circunstancial conducción de dicha entidad.

     Todas las oposiciones efectuadas por el CAO y la SAO, SE SUSTENTAN EN  IRREGULARIDADES E INFORMES AJENOS A NUESTRA INSTITUCIÓN.

    Es evidente que el CAO y la SAO, han venido usufructuando el marco institucional, para intentar confundir deliberadamente a las autoridades, introduciendo en el presente expediente informes referidos a irregularidades cometidas por otra institución.

    En su oportunidad (al margen de las irregularidades cometidas por CEPEC S.A.), el CAO y la SAO, persiguieron los siguientes objetivos:

    • Influir en las opiniones de los respectivos decanos de las facultades de medicina y otras instituciones “consultadas”, para que éstos, en nombre de las universidades, academia nacional de medicina, etc., adhieran a su oposición.
    • Comprometer a las entidades universitarias en una opinión sobre un asunto que, sin haber sido profundizado ni siquiera consultado con organismos reconocidos internacionalmente, deberían mantenerse independientes de discusiones que encubren intereses individuales o sectoriales, perjudicando la imagen de nuestras instituciones.
    • Limitar o circunscribir la problemática a algunos artículos (elegidos a conveniencia según la circunstancia y manipulados en forma arbitraria, falaz, anticientífica, antijurídica y antiacadémica) de la Ley 17.132.
    • Rehuir a la forma democrática de profundizar la cuestión, valiéndose de metodologías apartadas de todo marco que entendemos debe ser ético, profesional y científico; por ejemplo, en lugar de acudir institucionalmente a debatir el proyecto, pretenden conformar ”entornos” (a modo de lobbies) “por fuera” del marco institucional.


    EL CAO REHUYE UN DEBATE ESCLARECEDOR DENTRO DEL MARCO INSTITUCIONAL

    El CAO, ciñe su oposición al Decreto 17.132, arts. 2 y 13 (deformando deliberadamente su concepto), que le sean útiles para sustentar falazmente su oposición.

     En virtud de ello, inferimos que su estrategia tiene como eje central, tratar de encasillar al Optómetra como un individuo que ejerce ilegalmente la medicina. Mientras tanto, demorar el mayor tiempo que le resulte posible, la institucionalización de la Optometría, en perjuicio de la sociedad y el Estado.

     Sería una falta de respeto hacia las instituciones académico-científicas constituidas en nuestra nación, si de nuestra parte surgiera el más mínimo atisbo de interpretar el planteo opositor del CAO y de la SAO, como una falta de información, incapacidad científica o ignorancia por parte de los médicos oftalmólogos para fundamentar coherentemente su oposición a la institucionalización de la Optometría.

     Muy por el contrario, conscientes de la tradición académico-científica que caracteriza a la medicina en nuestro país y la trascendencia de innumerables y valiosos trabajos de investigación que fueron aportes fundamentales a la ciencia médica del orbe, caracterizamos la actitud del CAO, como una estrategia para confundir a la opinión pública utilizando argucias  y mensajes subliminales tales como “se desea insertar al óptico técnico-optómetra en el área médica” o “se desea eliminar al oftalmólogo” .

     EL CAO UTILIZA COMO ESTRATEGIA PARA
    CONFUNDIR A LA OPINIÓN PÚBLICA
    ARGUCIAS Y MENSAJES SUBLIMINALES TALES COMO

     “ SE DESEA INSERTAR AL ÓPTICO TÉCNICO-OPTÓMETRA EN EL ÁREA MÉDICA ”

    “ SE DESEA ELIMINAR AL OFTALMÓLOGO ” .

 LA TOTALIDAD DE LOS PLANTEOS DEL CAO CARECEN DE BASE CIENTÍFICA Y JURÍDICA
     El Decreto 17.132/67 y la Optometría

    Antecedentes

       
      Comentario previo:

      En la década del sesenta, durante el gobierno de facto del General Onganía, se promulgó el decreto 17.132 inspirado en una concepción de “progreso científico”. A continuación, se transcribe la nota que acompañó a dicho decreto y que evidencia el espíritu de la norma:

 Nota al Poder Ejecutivo acompañando el proyecto de ley.
       Buenos Aires, 24 de enero de 1967
       Al Excmo. señor Presidente de la Nación:
       Desde 1877 existe en el país legislación normativa del ejercicio de las profesioes del arte de curar, primero por una ley de la provincia de Buenos Aires, posteriormente adaptada al ámbito nacional (ley 2829), la que fue reemplazada en el año 1944 por el dec. 6216/44 (IV,1601) (convalidado por la ley 12.912 del año 1947, VII, 71), siendo este cuerpo legal el que rige en la actualidad.
       Si bien el decreto 6216/44 (Ley 12.912) significó en su oportunidad un  progresivo avance, a poco de su vigencia se puso de manifiesto que diversos aspectos del quehacer profesional no habían sido contemplados ni previstos, omisiones que han hecho más evidentes con el transcurso de los años, el progreso científico, la aparición de nuevas formas o modos del ejercicio profesional, el surgimiento de nuevas actividades auxiliares, a lo que debe agregarse la falta de un articulado que permita adecuación de sus normas a una realidad cambiante y progresivamente más compleja.
       Todo ello ha tornado al decreto 6216/44 (Ley 12.912) notoriamente inadecuado, inactual e insuficiente privando a la Secretaría de Estado de Salud Pública del debido y adecuado respaldo legal que le permita actuar eficazmente en tan delicados aspectos de su quehacer específico.
       Ante tales circunstancias, la Secretaría de Estado de Salud Pública encaró la redacción de un proyecto de ley referente al ejercicio de las profesiones y actividades auxiliares del arte de curar, recabando toda la información que consideró pertinente.
       El anteproyecto ha sido redactado con una orientación precisa: actualizar normas de Policía Sanitaria que en el transcurso de los años se han tornado insuficientes e inadecuadas, para proporcionar así a la Secretaría de Estado de Salud Pública de un respaldo legal más eficiente para su desempeño, teniendo en cuenta para ello:

       La experiencia acumulada por el ex Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública en los 22 años de aplicación del dec. 6216/44 (ley 12.912);
       La necesidad imprescindible de llenar sus omisiones;
       La necesidad de incorporar nuevas actividades auxiliares, reglamentando su ejercicio y dando solución al problema a que se ven abocados actualmente los diplomados a los que la ley vigente no reconoce, la Secretaría de Estado de Salud Pública no matricula y, por lo tanto, no está en condiciones de controlar;
       La necesidad de limitar las actividades de oficios que incursionan en el ámbito del quehacer médico sin que existan normas legales precisas en las que pueda apoyar una acción la autoridad sanitaria;
       La necesidad de actualizar normas y procedimientos, dotándolos de una mayor agilidad y eficacia;

       En materia de tan constante evolución y renovación las reglamentaciones no pueden ser consideradas definitivas, y el futuro a no dudarlo, impondrá la necesidad de una nueva adecuación, pero las notorias deficiencias de la legislación vigente imponen su actualización.
       Se estima conveniente destacar que en su redacción intervinieron representantes de la Confederación Médica de la República Argentina y que se ha solicitado información y opinión a entidades o personas que, por su especialización, se consideró pertinente.
       Por lo expuesto, se considera que el referido proyecto cuente con la aprobación del Excelentísimo señor Presidente - Roberto J. Petracca.- Ezequiel A.D. Holmberg.  SIC

    Texto de los artículos del Decreto 17.132/67, en los cuales el CAO basa fraudulenta y falazmente su oposición a la implementación de la Carrera de Optometría:

     Decreto 17.132/67

     Art. 2º -  A los efectos de la presente ley se considera ejercicio: De la Medicina: anunciar, prescribir, indicar o aplicar cualquier procedimiento directo o indirecto de uso en el diagnóstico, pronóstico y/o tratamiento de las ENFERMEDADES de las personas o la recuperación, conservación y preservación de la salud de las mismas; el asesoramiento público o privado y las pericias que practiquen los profesionales comprendidos en el art. 13.

     Art. 4º - Queda prohibido a toda persona que no esté comprendida en la presente ley, participar en las actividades o realizar las acciones que en la misma se reglamentan.

 Los defectos refractivos NO SON ENFERMEDADES, son simples defectos ópticos, compensables con anteojos o fisioterapia visual.

La Fundación Salud Visual ha aportado toda la fundamentación y justificación para la creación de la carrera de Optometría y en ninguna parte del mismo se la propone como una actividad médica.

     
     Comentario:
    Transcurridos treinta y dos años, el mundo se observa con grandes cambios en lo económico, científico y social; la medicina no es la misma, la salud tampoco lo es, la multiplicidad de las enfermedades, la mutabilidad patogénica,...etc. La Organización Mundial de la Salud, ha pautado estrategias que incluyen la actividad optométrica (dentro de la atención primaria), para hacer frente a la problemática sanitaria que presentan los países miembros y la República Argentina es uno de ellos.

    En la nota que acompañó el proyecto del decreto 17.132 más arriba transcripta, se destaca “que en su redacción intervinieron representantes de la Confederación Médica de la República  Argentina y que se ha silicitado información y opinión a las entidades o personas que, por su especialización, se consideró pertinente”.SIC.

    Se asume que no ha intervenido ningún Optómetra en la redacción del mencionado Decreto. Podemos inferir que si ello hubiera ocurrido, se habría tenido en cuenta la inclusión de esta profesión, como una disciplina especialmente dedicada al cuidado visual de las personas en el hoy denominado por la Organización Mundial de la Salud, nivel primario de la pirámide asistencial.
     

      Para que la práctica de la Optometría estuviera prohibida por una ley (según pretende falazmente el C.A.O.), debería existir un artículo que especificara, por ejemplo:
       
         Art. Nº.........Se prohíbe el ejercicio de la Optometría... (lo cual ni siquiera  hubiera podido ocurrir en la Alemania de Hitler o en la Italia de Mussolini),

        o bien, que en el art. 2, inc. a), del decreto 17.132, se definiera el ejercicio de la medicina como:
         ............... anunciar, prescribir, indicar o aplicar cualquier procedimiento directo o indirecto de uso en el diagnóstico, pronóstico y/o tratamiento de los DEFECTOS REFRACTIVOS de las personas..............


       Esta última, tampoco le serviría al CAO para su oposición, porque en ningún lugar de los nueve planetas que conforman nuestro sistema solar, el Dr. Riglos podría encontrar una definición parecida.


     Más adelante, se tratará el tema de fondo que el CAO soslaya y que sería su “más preciado tesoro”.

    Para el logro de sus objetivos (mantener el status actual), el CAO no cuenta fundamentos científicos, académicos, jurídicos ni sociales valederos.

    Otras definiciones:

    Optometría: profesión de la salud que trata la medición de la vista, con métodos científicos, sin el uso de drogas o medicina alguna. Su campo de acción es la atención primaria visual.

    Oftalmología: profesión médica que se ocupa de las enfermedades oculares, mediante tratamientos médicos clínicos o quirúrgicos.

     EL CAO PRETENDE ALARMAR A LOS INCAUTOS CON ARGUMENTOS FALACES ..!

    A pesar de los conceptos inconexos entre sí y de la oposición evidentemente confusa y viciada de subjetividad que efectúa el CAO (la mayoría de dichos planteos están respondidos con rigor científico en los Modelos de Utilidad para la Ley de Optometría que presentó nuestra institución en la H. Cámara de Diputados de la Nación), creemos conveniente hacer notar que el CAO, efectúa dichas presentaciones sin base científica, conceptos pseudojurídicos y cargados de intencionalidad, para alarmar a los incautos. Como ejemplo, el planteo general gira alrededor de que el optómetra vendría a cumplir funciones médicas.

     El CAO, ha aprovechado las situaciones irregulares de ACOO y CEPEC S.A y de las sanciones de las cuales se ha hecho pasible, para presentar su oposición a la Optometría. Por ello, resulta indispensable que toda la comunidad esté alerta al respecto.

     No son nuevos los falaces argumentos utilizados por el Dr. Riglos para impedir la institucionalización de la Profesión de Optometría.

¿ Quién de los millones de ususarios, no ha sido inducido alguna vez bajo cualquier pretexto a comprar sus anteojos en una óptica determinada, al momento de acudir a una consulta oftalmológica por un problema de tipo visual ?
¿ QUÉ PRETENDE EL C.A.O. CON SU OPOSICION A LA OPTOMETRÍA ?
     No es objeto de esta página, efectuar denuncias que no se vinculen en forma directa a su finalidad.

    Sin embargo, creemos conveniente aunque más no sea a modo de hacer notar, que existen intereses ocultos que perturban el normal proceso de reconocimiento definitivo de la Optometría.

    No es nueva la metodología empleada por el CAO y la SAO, para tratar de influir en las decisiones administrativas a través de la tergiversación y desinformación sistemática, no cejando en golpear puertas, presentando notas con falsos contenidos e intentando hacer lobies dondequiera se encuentre con nuestro trabajo o con nuestros expedientes.

     No obstante, no podemos dejar de expresar que nos ubica en los límites de la indignación, la hipocresía de gran parte del contenido de las oposiciones efectuadas por el letrado Dr. Eduardo H. Riglos, en nombre de las entidades “Consejo Argentino de Oftalmología” y “Sociedad Argentina de Oftalmología”.

     Ninguno de los integrantes de las instituciones representadas por el Dr. Riglos, desconoce que

    LA OPTOMETRÍA ES UNA PROFESIÓN DE LA SALUD RECONOCIDA EN TODO EL MUNDO, Y QUE NO ACTÚA DENTRO DEL CAMPO DE LA MEDICINA, NI SUS COMPETENCIAS PROFESIONALES COLISIONAN DE MANERA ALGUNA CON LA DE LOS MÉDICOS.

     No existe norma legal alguna en la República Argentina o en el resto del mundo que prohiba el ejercicio de la Optometría.

     Por ello, informamos:
     

    •  ES FALSO que el Optómetra ejerza ilegalmente la medicina.
    •  ES FALSO que la Optometría ponga en riesgo directo la salud.
    •  ES FALSO que las incumbencias del Optómetra sean de exclusividad médica o se encuentren contempladas en el decreto 17.132, art. 2 y 13.
    •  ES FALSO que el alcance de los títulos y las incumbencias asignadas a los Optómetras, se correspondan con las otorgadas a otros profesionales del arte de curar por mandato de normas nacionales y de la provincia de Buenos Aires.
    • ES FALSO que los defectos refractivos o anomalías visuales sean enfermedades.
    • ES FALSO que el Ministerio de Salud se haya declarado en contra de la Carrera Optometría que dicta la Fundación Salud Visual.
El Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación, con relación a la Optometría
    El Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación, NO HA PRESENTADO OPOSICION AL PLAN DE ESTUDIOS DE OPTOMETRÍA DE LA FUNDACIÓN SALUD VISUAL.

    Las opiniones y notas de dicho Ministerio, que el CAO integra en fotocopias a su oposición, SE REFIEREN A UNA INSTITUCIÓN AJENA A LA FUNDACIÓN SALUD VISUAL y tienen origen en el expediente Nº 2002-5.153/95-8, el cual se habría originado en la pretención de  dicha institución (C.E.P.E.C. S.A.), de habilitar consultorios oftalmológicos para ser utilizados en Optometría, en "evidente intento de ejercer ilegalmente la medicina".

    "... Según surge de la nota Nº 1274/98 SPRS, referido al expediente Nº 1-2002-5153/95-98 del registro de este Ministerio, en donde EL CENTRO ESPECIALIZADO PARA LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS Y LAS ARTES (CEPEC) solicitó la habilitación de consultorios oftalmológicos, se advirtió que todas las presentaciones se encontraban basadas en:

    La Resolución del CONSEJO NACIONAL DE EDUCACIÓN TÉCNICA (CONET) Nº 143-C/92 que aprobó con carácter experimental los planes de estudios del “CICLO SUPERIOR DE OPTICA”y “CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN OPTOMETRÍA”.
    La Resolución del MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN Nº 2583/92 que autorizó al citado Centro a aplicar los planes aprobados por la resolución citada en el punto 1.
     

       Comentario:
      Si en algún caso, el Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación tiene competencia para emitir opinión respecto del Plan de Estudios de Optometría de la Fundación Salud Visual o de las incumbencias profesionales asignadas al Optómetra, deberá expedirse con claridad, teniendo en cuenta que:
      • LOS ANTECEDENTES CITADOS POR EL CAO NO CORRESPONDEN A LA FUNDACIÓN SALUD VISUAL.
      •  ES FALSO que el Optómetra ejerza ilegalmente la medicina.
      •  ES FALSO que la Optometría ponga en riesgo directo la salud.
      •  ES FALSO que las incumbencias del Optómetra sean de exclusividad médica o se encuentren contempladas en el decreto 17.132, art. 2 y 13.
      •  ES FALSO que el alcance de los títulos y las incumbencias asignadas a Fs. 57 y 479, art. 3º, a los Optómetras, se correspondan con las otorgadas a otros profesionales del arte de curar por mandato de normas nacionales y de la provincia de Buenos Aires.
      • ES FALSO que los defectos refractivos o anomalías visuales sean enfermedades.
      • EL OPTÓMETRA actúa en el campo de la atención primaria visual.
      • No existe norma legal alguna en la República Argentina o en el resto del mundo que prohiba el ejercicio de la Optometría.
    La distorsión de los mercados, afecta la accesibilidad de la población y los derechos de los usuarios del servicio a tener una adecuada Atención Visual  y obtener su ayuda óptica por las vías naturales.
    Artículo 42 de la Constitución Nacional:
       
      Art. 42- Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección y a condiciones de trato equitativo y digno.
      Las autoridades proveerán a la protección de esos derechos, a la educación para el consumo, a la defensa de la competencia contra toda forma de distorsión de los mercados, al control de los monopolios naturales y legales, al de la calidad y eficiencia de los servicios públicos, y a la constitución de asociaciones de consumidores y de usuarios.
      La legislación establecerá procedimientos eficaces  para la prevención y solución de conflictos, y los marcos regulatorios de los servicios públicos de competencia nacional previendo la necesaria participación de las asociaciones de consumidores y usuarios y de las provincias interesadas, en los organismos de control.

      Existirían datos y elementos que nos conducen a pensar que podría supuestamente existir distorsión de los mercados de la óptica y de los servicios que generan el consumo de sus productos, por parte de los usuarios.

      Dichos mercados estarían controlados por empresas y entidades que se oponen a la Optometría.

    CONCLUSIONES

    La Fundación Salud Visual, ha dado fiel cumplimiento a todas las normas que como entidad jurídica la obligan, así como al objeto social establecido en su Estatuto.

    Por toda la fundamentación filosófica, académica, científica, política, social y jurídica, expuestas en el Plan de Estudios de la Carrera Profesional de Optometría de la Fundación Salud Visual, y según surge de las normas legales vigentes, se puede concluir que:
     
     

    • Las tramitaciones pertinentes, se han efectuado a través de los Organismos competentes y en un todo de acuerdo a lo establecido por la legislación vigente (Ley Federal de Educación Nº24.195; Ley de Educación Superior Nº24.521; y la Constitución Nacional), así como por lo contemplado al efecto, en la Disposición 524/95 de la Dirección de Educación de Gestión Privada, D.I.E.G.E.P., dependiente de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Ai2es.
    • De acuerdo a lo que establecen las normas citadas precedentemente, corresponde a las Autoridades de la Jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires, resolver acerca del Plan de Estudios referido.
    • Existe oposición infundada por parte del Consejo Argentino de Oftalmología y la Sociedad Argentina de Oftalmología.
    • Todos los Organismos Oficiales competentes, sólo se han expedido en forma favorable al Plan de Estudios de la Carrera de Optometría de la Fundación Salud Visual, a saber:
      • Dirección de Educación de Gestión Privada D.I.E.G.E.P.
      • Consejo General de Cultura y Educación “Comisión de Diseños Curriculares”, de la Dirección General de Educación de la Provincia de Buenos Aires.
      • Dirección Provincial de Capacitación para la Salud de la Subsecretaría de Planificación de la Salud, dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.
  • Existen además, otras opiniones totalmente favorables a la Optometría y a la actividad académico-docente-asistencial que desarrolla la Fundación Salud Visual, emitidas por Organismos Oficiales y por Organizaciones Gubernamentales y No Gubernamentales, así como por entidades intermedias, políticas y sociales de todo el país.
  • Como parte de la actividad académico-docente-asistencial-investigativa, la Fundación Salud Visual ha realizado más de cien Jornadas Optométricas en beneficio de las comunidades de todo el país (250.000 personas), habiendo contado con el apoyo de la Presidencia de la Nación, de Gobiernos de distintas provincias, de la Secretaría de Ciencia y Tecnología, del Honorable Senado Nacional, “Comisión de Asistencia Social y Salud Pública” y han sido además, DECLARADAS DE INTERÉS Nacional, Provincial y Municipal, lo cual consta en estas actuaciones, en el Informe del Programa Optométrico de Salud Visual “Argentina Se Hace Ver”.
  • H. Mientras desarrolló actividad académica no-formal, la Fundación Salud Visual ha contado con la asesoría y respaldo académico de la Facultad de Optometría de la Fundación Universitaria San Martín de Santafé de Bogotá, Colombia.
  • En mérito a la trascendencia que ha tenido la actividad de la Escuela de Optometría de la Fundación Salud Visual, ha sido también reconocida y convocada por la Universidad Luterana del Brasil, para colaborar en el desarrollo de sus Programas de Estudio de Optometría y en el intercambio docente, así como en el diseño y planificación de currículos comunes para el Proyecto Optometría y Mercosur.
  • Las incumbencias del Optómetra, no pertenecen en esencia ni colisionan, tampoco se superponen con las atribuídas a otras profesiones, por mandato de norma nacional alguna.
  • Existe un vacío profesional en la atención primaria visual, principal causante de los altos índices de morbilidad visual que agobia a las poblaciones de nuestro país.
  • La Optometría, es una profesión nueva en la República Argentina (no así en el resto del mundo), cuyo campo de acción es la atención primaria visual.
  • La Optometría es una profesión probada en todo el mundo de un costo tolerable para el Estado y de un alto impacto social. Por ello se convierte en LA MEJOR RESPUESTA A LOS PROBLEMAS VISUALES de la población.
  • Al no estar contemplada en la legislación vigente, tampoco excluída, se hace necesario reglamentar el ejercicio profesional de la Optometría, considerando como imprescindible, que dicha actividad se corresponda con el perfil profesional propuesto, así como con las necesidades manifiestas de la comunidad, de acceder a una adecuada atención primaria visual a través de mecanismos que resulten al menor costo y al mayor efecto.
  • La distorsión del mercado de la óptica que existe  en nuestro país, avasalla los derechos constitucionales (art. 42 CN) de los consumidores (ver literal 28. de este escrito).
  • El Estado no protege esos derechos ni educa para el respectivo consumo de anteojos, tampoco para el uso del servicio de atención visual que recibe la población.
  •  La Optometría, como actividad primaria de la salud “visual”, contribuye a reducir sensiblemente los altos costos sociales, lo cual implica eliminar en forma automática, la distorsión de los mercados.
  •  La Optometría, debe ser considerada de interés público, más allá de que pueda o no afectar intereses individuales o sectoriales.