esta página puede verse gracias a la colaboración de nuestro sponsor:       OPTICA RAÚL - Paraná 264 Planta Baja of. 5 (C.P.1017) Ciudad de Buenos Aires - telefax 4372-4714   4374-9134   4374-7467 -    E-MAIL: opticaraul@hch.com.ar -     Distribuidor de Cristales Oftálmicos Minerales y Orgánicos - Servicio integral de Laboratorio Óptico: calibrados manuales y computarizados - Especialidades en Trabajos de Superficie - Seguridad Industrial - Servicio especial y asesoramiento a estudiantes - En Zona Sur = Sucursal Lomas de Zamora: Carlos Pellegrini 17 (C.P.1832) Tel.: 4243-1630

 

 

Proyecto Educativo Institucional
FINALIDAD ESENCIAL
a) La formación académica, humanística y científica en las distintas disciplinas, cuya enseñanza se impartirá desde sus diversas unidades académicas, escuelas o institutos, a través de carreras técnicas, profesionales, de postgrado, actualización y perfeccionamiento.

b) La investigación científica y el desarrollo del conocimiento humano, las artes y las ciencias teniendo como objetivos el perfeccionamiento físico y espiritual de la humanidad.
c) Cualquier otra finalidad que específicamente determine la Fundación de la cual depende, relacionada con sus objetivos y la búsqueda de la excelencia.

d) La Fundación Salud Visual, admite estudiantes de toda raza, color, sexo, religión, nacionalidad y origen étnico.

e) No admite discriminación contra individuos en base a su raza, color, ideología, capacidad física, edad, nacionalidad, origen étnico y económico.

f) En su ámbito, se hará absoluta prescindencia en materia ideológica, política, religiosa y/o racial; se exaltará la responsabilidad social y personal y en base al pluralismo se promoverá la convicción democrática y republicana que anime sus actos a la institución bajo el principio básico de igualdad de oportunidades en educación.

FUNCIÓN SOCIAL Y CULTURAL
JUSTIFICACIÓN

Características  generales, particularidades y definiciones conceptuales que
dan marco institucional  al Proyecto Educativo

Educación

El hombre es un ser en contínuo crecimiento. Crecer significa muchas cosas: evolucionar, desarrollarse, adaptarse, asimilar, recibir, integrarse, apropiarse, crear, construir. Este crecimiento se realiza (como en todo ser biológico) gracias a un permanente intercambio con el medio; y ese medio es (específicamente para el hombre) eminentemente social. Educación, en sentido amplio, es el proceso por el cual la sociedad facilita, de una manera intencional o difusa, este crecimiento en sus miembros. Por tanto, la educación es ante todo una práctica social que responde a, o lleva implícita, una determinada visión del hombre (de su crecer).

Pedagogía

El proceso educativo puede desarrollarse de una manera artesanal, casi intuitiva, como lo han desarrollado todos los pueblos en algún momento del transcurso de su historia.; En este sentido existe un saber implícito, no tematizado, en la práctica educativa de todos los pueblos que forma parte de su acerbo cultural (saber educar). En la medida en que este saber se tematiza y se hace explícito, aparece la pedagogía. Hay pedagogía cuando se reflexiona sobre la educación, cuando el “saber educar” implícito, se convierte en un “saber sobre la educación” (sobre sus “cómos” , sus “por qué”, sus “hacia dóndes”). El desarrollo moderno de la Pedagogía como ciencia, o mejor, del saber pedagógico como el saber científico, significa adicionalmente la sistematización de este saber, de sus métodos y procedimientos, y de la delimitación de su objetivo; en una palabra, su configuración como disciplina teórico-práctica. Por tanto la pedagogía, como ciencia prospectiva de la educación, está condicionada por la visión amplia o estrecha que se tenga de Educación y, a su vez, por la noción que se tenga del hombre como ser que crece en sociedad.

Didáctica

El saber que tematiza el proceso de instrucción y orienta sus métodos, sus estrategias, su eficiencia, etc., se llama didáctica. La didáctica está entonces orientada por un pensamiento pedagógico, ya que la práctica de la enseñanza es un momento específico de la práctica educativa.
La enseñanza ha girado históricamente alrededor de los aspectos cognitivos e intelectuales. Por ello la didáctica, como ciencia de la enseñanza, tiende a especializarse fundamentalmente en torno a áreas o parcelas del conocimiento. Se habla así de una didáctica general, como también de una didáctica de las matemáticas o de las ciencias sociales, de una didáctica de la enseñanza secundaria o de una didáctica del trabajo científico. Aunque también podría hablarse de una didáctica de la psicomotricidad o de una didáctica del comportamiento intersubjetivo, en cuanto a que estos aspectos pertenecen al mundo de lo aprendido y, por lo tanto, de alguna manera pueden ser “enseñados” sistemática y planificadamente, en la educación institucionalizada.
La Didáctica es entonces a la Enseñanza, lo que la Pedagogía a la Educación. Se trata de dos saberes (uno global, otro específico), que orientan dos prácticas sociales (una más global también, otra más específica).
Si la Enseñanza es un momento específico, importante aunque no único, del proceso educativo, la Didáctica será también un componente importante (aunque tampoco en un componente importante (aunque tampoco único) de la Pedagogía. Como ésta, la Didáctica ha evolucionado hacia un saber científico de autonomía relativa, con objetivo propio; es también una “teoría-práctica”, una ciencia prospectiva.

Enseñanza

La enseñanza (o instrucción), representa un aspecto específico de la práctica educativa. Mientras que la educación se refiere al hombre como un todo y su práctica se diluye en la sociedad en su conjunto, la enseñanza como práctica social específica supone, por un lado, la institucionalización del quehacer educativo y por el otro, su sistematización y organización alrededor de procesos intencionales de enseñanza/aprendizaje (o al menos de enseñanza).
La aparición de la enseñanza como un proceso sistemático e institucional supone una especialización creciente de las funciones en la sociedad, mediante la cual no solo se condensa el quehacer educativo en unos tiempos y espacios determinados (aparición del fenómeno escuela), sino que también, al interior de éstos se sistematiza y organiza el acto instruccional (aparición del fenómeno sesión de clases).

Interdisciplinariedad

A medida que el hombre progresa en su comprensión de la realidad y en el manejo y transformación de la misma, el árbol de la ciencia tiende sus ramas en una extensión y altura tales que hacen cada vez más difícil abarcar y penetrar tanta riqueza de conocimientos. Es abrumadora la producción del hombre. Los saberes se multiplican y cada necesidad es atendida en forma cada vez más especializada y segura. Al especializarse el conocimiento, también se crea y se especializa su lenguaje.
El manejo de una porción de la realidad circundante, por medio de un cierto tipo de conocimientos y con el empleo de términos y construcciones lingüísticas especiales, establecen también un modo de ver las cosas o una racionalidad propia de quienes se mueven en dicho ámbito.
Se puede decir que cada especialista, aferrado a una de las ramas del árbol, tiene un nivel de comprensión y una óptica diferente ante una misma situación o acontecimiento. Y no es que sencillamente cada uno ve un aspecto o lado del problema, sino que pueden comprender todo el problema con su propia racionalidad. A partir de que un individuo llega a ser un profesional, éste va pasando del estado elemental de tener una profesión (idea que se aplica ordinariamente al título profesional), al estado productivo de ejercer una profesión y hasta llegar a la identidad plena del “Ser  Profesional”.
El reconocimiento de esta riqueza en cada profesional, en cada especialista, en cada científico, nos coloca en el umbral de la Interdisciplinariedad..
Ella no es una supra-conciencia o una nueva disciplina; tampoco se encuentra en los laboratorios, en los consultorios o en las bibliotecas. La interdisciplinariedad es inicialmente una actitud y aptitud de diálogo y como todo diálogo supone apertura, reconocimiento, respeto y aceptación. La interdisciplinariedad nace en el dinamismo de cada profesional y científico por ampliar su horizonte de comprensión de la realidad, teniendo en cuenta que no se pretende un intercambio de conocimientos ni se trata de demostrar quien sabe más ni de querer saber de todo  un poco, sino de ensanchar un nivel de comprensión mediante el encuentro de diversos tipos de racionalidad.
Se piensa a veces que la interdisciplinariedad es un método de trabajo en equipo, una especie de dinámica de grupo, o que se hace interdisciplinariedad simplemente unificando el lenguaje de distintas disciplinas. Llevemos la interdisciplinariedad al terreno de la ciencia para que desde allí, con una comprensión más profunda, apliquemos sus lecciones a la integración profesional en acciones mancomunadas, más eficaces en la transformación de nuestro medio.

Problemas que enfrenta la interdisciplinariedad:

Saltan a la vista los impedimentos que puede tener la interdisciplinariedad en el mundo profesional: la petulancia del especialista que se ufana sistemáticamente de desconocer los campos aledaños de su ciencia; la estrechez de miras  del técnico que reduce su campo de comprensión al manejo que pueda darse en situaciones concretas; la pertinaz apelación a la experiencia personal como principal garantía de todo conocimiento.  Estos vicios cierran el paso a la interdisciplinariedad que exige aceptar la validez y la importancia de las distintas ramas del saber, como requisito para el diálogo.
Si alguna profesión partiera del supuesto de disponer de la máxima y tal vez exclusiva forma de conocer y transformar la realidad, habría necesidad de argumentar sobre la pluralidad de modos para acercarse a la realidad de intentos de explicación y de entendimiento. Son modos de comprensión que pueden ostentar su validez epistemológica y científica.
El pluralismo epistemológico supera aquella reducción de la validez del conocimiento a los objetos y métodos de las ciencias naturales y exactas. Si se comprende dicha validez e importancia de los diferentes caminos de comprensión de la realidad, se acabaría la arrogancia que diseca el diálogo fundamental de la interdisciplinariedad.
Otro bloqueo puede provenir del cuidado celoso de los territorios y fronteras de la acción profesional. Es en el fondo, un problema de identidad en las profesiones, porque tal vez los profesionales que configuran una profesión, no tienen suficientemente claro el enfoque del método que constituye su quehacer profesional. Es probable que ejerzan su profesión en un nivel de simple aplicación de conocimientos y no de una inteligencia y proyección de la realidad que trabaja por medio de una disciplina científica.

Instancias del Proceso Interdisciplinario:

El aislamiento y consiguiente empobrecimiento de las profesiones debe ser combatido por la implementación de procesos interdisciplinarios en el interior de cada una de ellas, teniendo en cuenta que no se trata de lograr una unificación ni una homogeneización de las profesiones ni de las disciplinas científicas.
El primer paso lo constituye la posibilidad de trabajar juntos en la solución de un problema. Cada profesión aporta sus puntos de vista y aplica su acción concreta a la situación. Se trata de una cooperación. Cada uno respeta el campo propio del otro y hace lo pertinente. Es un trabajo en equipo, tan indispensable en las actuales circunstancias de complejidad y de especialización. Como se ve, es apenas un primer paso, necesario e importante, pero no puede denominarse propiamente, interdisciplinariedad.
El segundo paso se da a través de la complementación y enriquecimiento de saberes, cuando cada profesión acepta que las demás tienen algo que aportar a su propio discurso y a la calidad y profundidad de su saber. Supone un auténtico diálogo de las profesiones, con las actitudes de legitimidad, valoración, escucha y respeto, propias de todo verdadero diálogo.
Supone este diálogo un buen nivel de comprensión del lenguaje que caracteriza el modo de comprensión de las diversas disciplinas científicas. El profesional que ingresa en esta instancia del proceso debe comprender y manejar los diversos lenguajes: matemático, jurídico, filosófico, médico, etc., lo cual conduce a una finalidad de entendimiento y a la posibilidad de intelección de los contenidos, apreciaciones y métodos de cada profesión y disciplina.
El tercer paso supone el tránsito de las disciplinas científicas a la ciencia y de los campos y maneras del ejercicio profesional a la profesión, en la mente de cada profesional. Es un paso a lo superior que da cada individuo cuando trasciende la práctica de su profesión e ingresa a la consideración de la racionalidad y eticidad de la misma. La especialización se une aquí con la globalidad de la ciencia, con la unidad del saber en una instancia de armonía y de sabiduría que hacen posible la auténtica integración de las ciencias y evidencian su profunda cohesión interna.
La interdisciplinariedad, entonces, se convierte para el profesional, en su modo de ver, de comprender y de interactuar con el mundo y con la ciencia, configurando así su Ser Profesional y por eso se distingue como una aptitud para aprender, para buscar la verdad, para investigar, para transformar y proyectar la realidad por medio de la ciencia.

Investigación

“La investigación orientada a la creación, desarrollo y comprobación de conocimientos, técnica y artes es esencial en la modalidad de formación superior”
Es notoria la falta de capacitación de los docentes para hacer investigación y para enseñar a hacerla a sus alumnos. En las estructuras de los planes de estudio en general, se puede encontrar alguna explicación, cuando se observa que se enseñan los fundamentos teóricos de la investigación, pero poco se ahonda en la práctica de ésta. En el caso de los Post-Grados, la investigación no se encuentra integrada al currículo, como su columna vertebral, sino que es un apéndice de éste. Otro indicador de la escasa investigación en las instituciones educativas en general, es la saturación de los planes de estudios con asignaturas y contenidos, dejando poco espacio para el desarrollo de actividades de investigación. No se ve claridad entre los límites de una asignatura con otra, sus relaciones, lo que da lugar a una agrupación y repetición de temas.
La falta de producción investigativa no se debe tanto a la escasez de recursos económicos como a la concepción y estructura de la misma, que desde su concepción se ha dado solo a la tarea de formar docentes para transmitir conocimientos pero no para que en la práctica desarrolle sus actitudes y aptitudes investigadoras.
Otro de los indicadores de las debilidades en investigación, en especial la educativa, lo da la improvisación de la investigación, en razón de que no se han identificado suficientemente las posibles áreas y líneas de investigación de acuerdo a las necesidades de las respectivas regiones y de recursos disponibles en las instituciones, lo cual ha hecho que se dupliquen esfuerzos, que se hagan trabajos intrascendentes y que abunden los diagnósticos. No hay aportes a la solución de los problemas de orden práctico y poco se ve la investigación que, de acuerdo a nuestras características sociales, culturales y económicas se interese por ir construyendo modelos teóricos, propios a nuestro medio.

Prospectiva para las actividades de Investigación en Educación:

  • Prestaciones sociales del docente en su desempeño profesional
  • Desmotivación del Docente y su impacto en la calidad del servicio.
  • Pertenencia de la orientación hacia el trabajo en áreas de promoción social.
  • Estudios sobre la oferta y demanda de docentes, por carreras y modalidades: intermedia profesional, técnica, universitaria, terciaria, post-grado (especialización, actualización, perfeccionamiento).
  • Impacto de la supervisión pedagógica interna y externa a las instituciones en la calidad de servicio que ofrecen.
  • Evaluación comparativa de las expectativas educativas de los directivos, docentes, alumnos y la oferta educativa.
  • La Educación a Distancia como estrategia de actualización del docente.

  •